Crónicas y Relatos de un Pájaro Enjaulado

Maleficio para tiempos convulsos.


Es mi turno para hablar en lenguas y ser el centro de atención. Es hora de que escuchen la voz de las que gritan de rabia y dolor por ver el rumbo estúpido que tomó la humanidad siglos atrás, cuando un macho de mierda decidió que tenía el poder de decidir. Muchos machos de mierda vinieron  y asintieron al acuerdo, en el que las mujeres no tuvimos voz.

Hoy, el mundo se desangra y vos no captás todavía porqué. Seguís culpando al diablo que habita un infierno imaginario que te atormenta, seguís cagado de miedo siendo esclavo obediente y sumiso de un dios que ni siquiera existe. Seguís siendo oveja de un rebaño que ve agotarse su vida todos los días, en medio de sufrimiento e infelicidad. Seguís “por mí culpa por mi culpa por mi gran culpa”. Y mientras tanto te estás haciendo viejo, se te escapa la vida sin vivir. Te recuerdo que un día se pudrirá tu carne  MALDITO PASTOR! Acabarás comido por gusanos, igual que ésta -puta loca marimacha- que soy yo. Y te recuerdo que ni tu dios, ni tu plata corrupta te salvan de morir… y no resucitarás jamás, jamás, jamás, jamás…

También te dejo un recado, por si no lo has notado: el infierno está aquí, y el diablo que te joderá por los siglos de los siglos seré siempre yo: yo que soy miles en una sola; brujas capaces de reconocer y entender el legado ancestral, brujas que guardamos la herencia salvaje en el inconsciente colectivo, a través del  cuál nos comunicamos hace millones de años.

El infierno es de nosotras y de nuestras aliadas: las putas, travestis, trans, queers, anormalas, tortas y maricas… las que estamos destruyendo tu noción de familia y estamos abortando todos los días. 

¿Te asustás verdad? Se te nota cuando paso a la par tuya en las calles de San José. Cuando me pongo respondona y te ladro como loba sedienta de tu sangre corriendo por un caño. Te asustás y lo sé. Conozco mi poder, y esa es justamente mi magia más perversa contra tu estupidez. 

Deberías agradecer que por ahora sólo te maldigo y rayo las paredes de tu iglesia. Para la próxima te veremos arder, y el perseguidor será perseguido y la muerte será sabia, porque Pachamama está de nuestro lado, y eso lo estamos por ver.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: